viernes, 23 de febrero de 2018

Reseña de "El color de la luz" en el blog En tus libros me colé

http://entuslibrosmecole.blogspot.com.es/2018/02/el-color-de-la-luz-de-marta-quintin.html?spref=tw


Reseña de "El color de la luz" en el blog de Sara Lectora


"Hace unos días tuve la suerte de poder asistir a la presentación de este libro donde la autora nos contó un poco qué íbamos a encontrar en esta historia, cuál fue el detonante, esa chispa de inspiración y muchas anécdotas acerca de la propia historia y la documentación que fue encontrando.

La historia de Blanca Luz y Martín es intensa y tiene momentos de subidas y bajadas, todo ello a lo largo del convulso siglo XX, con algunos giros inesperados y con una escritura narrativa rica en detalles.

La acción arranca en el presente de 1982, donde una periodista española está cubriendo una subasta de arte y presencia una puja enardecida para hacerse con un cuadro del famoso pintor Martín Pendragón. Los dos contendientes son una señora anciana y alguien anónimo que pujaba por teléfono. La cifra por la que la señora consigue el cuadro es astronómica y la periodista se queda muy intrigada sobre de las razones por las que alguien pagaría una auténtica fortuna por un cuadro.

A raíz de ese episodio, y visto que su trabajo en Nueva York no es lo que ella esperaba, decide ahondar más en el asunto del cuadro y pide una entrevista a Blanca Luz Miranda. Cuál es su sorpresa al descubrir a una mujer esquiva, pero que sin embargo le propondrá contar su historia desde el comienzo.

Es entonces cuando vas a ir atrás en el tiempo, hasta principios de siglo XX, en una pequeña ciudad del norte, y conocer a una Blanca Luz joven y decidida y a un Martín con unas inquietudes artísiticas que no tuvieron eco hasta que la conoció y con ella al que sería su maestro y padre de ésta.

La vida de estos dos personajes no fue una vida típica, pues a Blanca Luz se la puede ver con mucha más libertad de la que tenían las mujeres en su época, su padre tenía en cuenta su opinión y en definitiva, siempre hacía lo que quería.

Sin embargo, en el caso de Martín, sí que fue todo más convencional, pues aunque él desde niño dibujaba en cada superficie que podía, su padre no estaba dispuesto a que fuera un hombre "sin oficio ni beneficio", por lo que le buscó en seguida un trabajo de albañil. Cuando conoce a la familia, por mera casualidad, su destino cambia, y se abren ante él multitud de posibilidades para que desarrolle todo su potencial.

Su historia de amor, como decía al principio, va a sufrir muchos altibajos, casi siempre por las decisiones unilaterales que toma Blanca Luz, y que les lleva por caminos separados en muchos momentos pero también hay reencuentros que son bonitos y dolorosos a la vez. 

Una de las cosas que más destaco de esta historia es la pasión y la descripción que hace la autora del arte, de la pintura de Martín, es emocionante, puedes sentir las pinceladas, los colores y cómo es de importante para el personaje transmitir todo aquello que siente a través de su pintura. Si bien, como he dicho al principio, la narración es rica y cuidada, en ocasiones puede llgar a resultar algo densa, pues predominan las narraciones en lugar de los diálogos.

De la mano de Blanca Luz emprenderás un viaje por el convulso siglo XX, desde los locos años 20 en París, pasando por unos años difíciles durante la Guerra Civil española hasta el París ocupado por los nazis. A través de los encuentros y desencuentros de los protagonistas, con los secundarios alrededor y con algún giro que sorprende hasta llegar a las razones de porqué el recuperar el cuadro era tan importante, ¿te animas a descubrir cuál es el color de la luz?"

lunes, 19 de febrero de 2018

Cláusulas laborales

Dentro de un minuto acaba mi jornada laboral. Sólo sesenta migajas de tiempo, rebañadas en el reloj de fichaje, me separan de la libertad. La espero.

17: 59: 01
17: 59: 02
17: 59: 03
17: 59: 04
17: 59: 05
17: 59: 06
17: 59: 07
17: 59: 08
17: 59: 09
17: 59: 10
17: 59: 11
17: 59: 12
17: 59: 13
17: 59: 14
17: 59: 15
17: 59: 16
17: 59: 17
17: 59: 18
17: 59: 19
17: 59: 20
17: 59: 21
17: 59: 22
17: 59: 23
17: 59: 24
17: 59: 25
17: 59: 26
17: 59: 27
17: 59: 28
17: 59: 29
17: 59: 30
17: 59: 31
17: 59: 32
17: 59: 33
17: 59: 34
17: 59: 35
17: 59: 36
17: 59: 37
17: 59: 38
17: 59: 39
17: 59: 40
17: 59: 41
17: 59: 42
17: 59: 43
17: 59: 44
17: 59: 45
17: 59: 46
17: 59: 47
17: 59: 48
17: 59: 49
17: 59: 50
17: 59: 51
17: 59: 52
17: 59: 53
17: 59: 54
17: 59: 55
17: 59: 56
17: 59: 57
17: 59: 58
17: 59: 59
17: 59: 59
17: 59: 59
17: 59: 59
17: 59: 59
17: 59: 59
17: 59: 59
.
.
.

El 18: 00: 00 nunca llega, por más que lo espere. ¿Se ha estropeado el segundero? No. Es así como me entero de qué significa la cláusula 3 de mi contrato: esclavitud indefinida.


viernes, 16 de febrero de 2018

Reseña de "El color de la luz" en el blog Entre mis libros y yo

http://entremislibrosyo.blogspot.com.es/2018/02/el-color-de-la-luz-marta-quintin.html#comment-form

"Hace tan solo unos días que se publicó esta novela que yo he tenido la suerte de poder leer un poco antes de su salida a la venta, además de haber tenido la oportunidad de charlar con su autora en un encuentro que muy pronto os contaré. Hoy os hablo de El color de la luz.

Mi opinión


Blanca Luz Miranda es el nombre de una empresaria de éxito que deja a todos atónitos cuando adquiere, en subasta pública, un cuadro del pintor Martín Pendragón por un precio exorbitante. Desde ese momento una periodista española afincada en Nueva York que está cubriendo la subasta no cejara en su empeño de conocer qué se esconde tras esa adquisición, más aún cuando investigando sobre la compradora descubre una entrevista de años atrás en la que Blanca Luz manifiesta que su único objetivo para ganar dinero es el de comprar arte.

Comienza así una historia de marcado carácter intimista en la que conoceremos a la protagonista desde su juventud, donde ya adivinaremos su carácter caprichoso y voluble, haciendo de ella un personaje con el que tengo que confesar que me ha costado muchísimo empatizar. Tanto como le cuesta a la periodista encargada de contar su historia, una historia que esconde secretos y culpas y una relación amorosa entre Blanca Luz Miranda y Martín Pendragón tortuosa, llena de encuentros y desencuentros, y lastrada por un no saber querer incluso cuando se ama.

De forma paralela a esta historia de amor el lector asiste también a la historia del siglo XX viajando desde una pequeña ciudad de provincias española hasta el París de los locos años 20, pasando por la Segunda Guerra Mundial y volviendo a nuestro país con la Guerra Civil. En todo este recorrido, el arte forma parte fundamental de la novela, tanto en el aspecto de la expresión artística en sí misma como a la hora de mostrar cómo es el difícil camino que lleva a unos pocos elegidos hasta el éxito. Una de las partes más interesantes de la novela es precisamente la época en la que Martín Pendragón comienza a dar sus primeros pasos en París, rodeado de principiantes como él que, aun pasando hambre, no renuncian a sus sueños. Es aquí donde más se aprecia la que sin duda ha sido una ingente labor de documentación por parte de la autora que salpica la ficción con hechos históricos y anécdotas reales de conocidos artistas y otras personas relacionadas de un modo u otro con el mundo del arte.

Junto a los dos protagonistas y su amor, el arte es el otro gran protagonista de la novela, representado en toda la obra de Martín Pendragón desde sus inicios y, muy especialmente, en el cuadro que Blanca Luz adquiere y que actúa no solo como hilo conductor y como luz que ilumina toda la narración, sino como símbolo de la pesada carga que arrastra la protagonista e imagen de un perdón necesario para cerrar viejas heridas. 

La estructura de lo novela se basa en dos tiempos narrativos, el presente y el pasado narrado por Blanca Luz ayudada de numerosas cartas. Marta Quintín maneja con soltura los saltos temporales, pasando de un momento a otro, y de un narrador protagonista a un narrador omnisciente, sin confusión alguna, y haciendo hace gala de una gran riqueza de vocabulario y una prosa muy trabajada y profundamente descriptiva, tanto de los escenarios como especialmente de las emociones, pensamientos y sentimientos que invaden a los personajes. Esto hace que El color de la luz requiera una lectura pausada y atenta dada la abundancia de descripciones exhaustivas con un marcado uso de oraciones subordinadas. Los diálogos, aunque escasos, están trabajados con cuidado, adaptándose el lenguaje a la época en la que viven los personajes y evolucionando de forma natural en el tiempo.

En definitiva, El color de la luz es una novela con una gran historia de amor que nos habla de culpa y arrepentimiento y de arte como una forma de cura y esperanza a la vez que nos pasea por la historia del siglo XX. Marta Quintín es sin duda una joven autora a la que habrá que seguir la pista de nuevas publicaciones."

Reseña de "El color de la luz" en el blog Mil Vidas, Mil Historias

http://milvidasymilhistorias.blogspot.com.es/2018/02/el-color-de-la-luz-marta-quintin.html

"Os he resumido lo máximo posible porque  no quiero desvelaros demasiado. Solo puedo deciros que leí el libro en un día porque me era imposible dejarlo. La historia entre Martín y Blanca no es la típica historia de amor en la que sabes cómo será el final. Esta os aseguro que os va a sorprender.
La pluma de la autora me ha gustado tanto que he vivido cada página como si fuese un personaje más y es algo que he disfrutado muchísimo.
Os lo recomiendo a todos y espero que lo disfrutéis tanto como lo he hecho yo."

Foto: Miriam, de Mil Vidas, Mil Historias

miércoles, 14 de febrero de 2018

Reseña de "El color de la luz" en el blog Mi planeta singular

http://miplanetasingular.blogspot.com.es/2018/02/resena-el-color-de-la-luz.html

"El Color de la Luz es una novela de la joven autora Marta Quintín. Se trata de una novela de corte romántico ambientada en diversos tiempos y lugares (España, Nueva York, París...). Encontramos personajes como Blanca Luz Miranda, Francisco Miranda, Martín Pendragón y Jose María Casabella (Chema para los amigos), entre otros.

La historia transcurre cuando una periodista (de la cual no se conoce el nombre) asiste a una subasta de un famoso cuadro. En ella, una anciana, Blanca Luz Miranda, se hace con él por un valor de 20 millones de dólares. La curiosidad de la periodista la llevará a investigar acerca de esta singular mujer. Tras una larga búsqueda, finalmente consigue una entrevista con ella, la cual a pesar de no empezar con buen pie, dará lugar a una jugosa oferta que la reportera no podrá dejar pasar.
De esta manera, comienza el relato de Blanca Luz, donde viajaremos al pasado para conocer su historia y su relación con el cuadro que acaba de comprar. Allí, conoceremos su historia de amor en la casa de la calle Campana.

El argumento de la historia me ha parecido muy novedoso, y en el libro podemos encontrar dos historias diferenciadas. La que nos cuenta Blanca Luz a través de la periodista, y la realidad en la que esta última vive. El hecho de que no conozcamos el nombre de la reportera, genera en el lector la apariencia de que se trata de sí mismo el que cuenta y vive la historia. Esto a su vez, da lugar a la idea de que realmente se conocen a los personajes de los que se está hablando, lo que hace que nos encariñemos con ellos y que el lector se sienta partícipe de la trama.

Por su parte, los protagonistas están muy bien desarrollados. La autora ahonda en la personalidad de cada uno de ellos, pudiendo llegar a comprender sus actos y pensamientos. Tanto es así, que la protagonista, Blanca Luz, me ha caído bastante mal a ratos. Te hace querer gritarle que las cosas se pueden hacer de otra manera, y consolarla en momentos duros.

En cuanto al estilo de la autora, se caracteriza por una excelente prosa y por diferenciar la forma de redacción en función de la época que tiene lugar. Esto es, para la época presente, utiliza palabras más actuales y desenfadadas; mientras que para la narración de la vida de Blanca Luz utiliza un lenguaje más formal y recatado.

No le he dado la máxima puntuación, ya que para mí la historia de amor que se relata dista mucho de ser amor realmente. Al leer el libro uno se da cuenta de cómo no se debe superar una ruptura por muy dolorosa que sea, y me viene a la mente aquella canción que decía "No, no es amor, lo que tú sientes se llama obsesión". Esa persecución que realizan los protagonistas a través del tiempo para encontrarse, quererse y luego abandonarse repetitivamente, para mí es un poco inverosímil, en el sentido de que una persona al someterse a una ruptura puede estar mal durante un año o dos (fase de duelo), ¿pero durante 20 o 40 años?. 

En conclusión, es un libro que merece mucho la pena leer. Está muy bien redactado y tiene unos personajes maravillosos con los que conectas y casi los sientes como tus propios amigos. Ojalá la autora continúe escribiendo porque sin duda posee mucho talento."



Foto: María, de Mi Planeta Singular

Entrevista sobre "El color de la luz" en Salimos por el mundo, de Radio Exterior (RNE)

Ayer estuve celebrando El Día Mundial de la Radio de la mejor forma posible: ante los micros de Radio Exterior (RNE), en el programa Salimos por el mundo, presentando "El color de la luz". Aquí la entrevista:


http://mvod.lvlt.rtve.es/resources/TE_SSALMUN/mp3/9/7/1518594717279.mp3